Como no puede ser de otra manera, cada mes de agosto vivimos las fiestas de Moros y Cristianos de Xixona, viendo pasar a les filaes de Moros y Cristianos en La PLaça, en la Entrà, l’Ambaixà, l’enterro del Moro Traïdor,… disfrutando de la gastronomía del municipio, tomando helados de chocolate, bebiendo lletuga,…

turronia-morosycristianos

Esta fiesta se encuentra muy arraigada en la localidad, ya desde la Edad Media se realizaban representaciones ficticias de luchas entre bandos aparecidos durante la etapa de la Reconquista.

La milicia de Xixona, esto es, compañías de soldados pertenecientes al Reino, comenzó a participar a principios del siglo XVII en las procesiones y romerías de las fiestas patronales. Estas milicias las formaban soldados bajo el mandato de un capitán, un alférez y cuatro caporales.

Ya a finales del siglo XVIII, los soldados comenzaron a incorporar disparos de Salves en las “ambaixades” además de en procesiones y romerías de las fiestas patronales, donde ya se hacía. Es en este momento, donde los soldados ya se dividían en dos comparsas, una de moros y otra de cristianos, y cuando esta celebración se unió con las fiestas patronales de Sant Sebastià.

En el siglo XIX la entrada de una monarquía constitucional y la abolición de los gremios, hicieron desaparecer las fiestas de Moros y Cristianos en las grandes ciudades de las provincias de Alicante, mientras que en las pequeñas su crecimiento fue extraordinario, extendiéndose a otras poblaciones que tenían soldados.

A mediados del siglo XIX en Xixona se tiene asentada la fiesta alrededor de la celebración patronal de Sant Sebastià, redactándose los primeros estatutos, regulándose la organización de las fiestas y creándose las primeras “filaes”, la dels Navarresos, la dels Pirates y la dels Guerrers de Covadonga.

Las fiestas que inicialmente se celebraban en Enero, debido a las bajas temperaturas e incluso a la aparición de nieve en algunas ocasiones, pasaron al mes de agosto coincidiendo con la festividad de Sant Bartomeu (junto con Sant Sebastià), patrón de la ciudad de Xixona. Después de varias fechas en las que se fue ubicando la fiesta de Moros y Cristianos, fue en el año 1964 cuando se decidió celebrar la fiesta el penúltimo sábado del mes de agosto.

A lo largo del Siglo XX, aparecieron, desaparecieron y reaparecieron varias “filaes”, como la de los Piratas, Moros Grocs, Marrocs, Blaus,… y a su vez se fueron creando varios actos que hoy día configuran y son base de la fiesta, como son: el Moro Traïdor, la Banyà, la Retreta, el Mig Any, etc.

Tras consolidarse la fiesta en la década de los 60, las “kàbiles”, lugar de reunión de cada una de las “filaes”, se han convertido en la auténtica alma de los Moros y Cristianos de Xixona.

TURRONIA, familia Bernabeu